5 ventajas financieras y fiscales de ser traductor freelance

08 Mar

5 ventajas financieras y fiscales de ser traductor freelance

[:es]He trabajado como traductor desde hace 10 años, pero solo trabajé en Alpha CRC durante año y medio como traductor fijo. En el poco tiempo que estuve allí, comprendí algunas de las ventajas financieras y fiscales de ser un traductor freelance (o autónomo).

He vuelto a reflexionar sobre esas ventajas y decidí recogerlas para ti en este artículo.

Ahora bien, es cierto que tener un trabajo fijo como empleado en una empresa te garantiza un ingreso estable. Esto hace sentir seguridad. También suele proporcionar otros beneficios, como seguro médico, vacaciones pagas, bonificaciones, ascensos, etc. Las personas que entran por primera vez al mundo laboral tienden a buscar un trabajo fijo.

Sin embargo, este tipo de trabajo también tiene sus desventajas financieras. Seguramente tendrás que pagar por el transporte e invertir tiempo viajando al trabajo o de vuelta a casa. Puede que también debas trabajar horas extras sin ganar más por ello, ya que tu sueldo es, precisamente, fijo. Ese esfuerzo adicional puede deberse a la falta de personal en una empresa o a la necesidad apremiante de concluir un gran proyecto en cierta fecha.

Tampoco tendrás mucha libertad para maniobrar en lo que respecta a tus finanzas y a los impuestos. O por lo menos no tanta como la que puede tener un traductor freelance.

Y es allí donde radica, quizá, la principal de las ventajas de trabajar como freelance. Este tipo de traductor, como he comprobado muchas veces, tiene mayor flexibilidad en, y control sobre, su trabajo. Estos atributos se derivan de su autonomía. Se podría decir, asimismo, que el traductor freelance tiene más libertades financieras y fiscales. Pero esto siempre y cuando sepa hallar esas libertades y aprovecharlas. Entonces las convertirá en beneficios.

Examinemos, pues, a continuación, cinco de esas ventajas.

1. Tú pones tus límites

Como traductor freelance, tu límite económico depende de la cantidad de tiempo que trabajes. Evidentemente, si trabajas más, ganas más. Asimismo, tienes mayor libertad que un empleado regular para decidir cuándo dejar tiempo libre para tomarte un descanso. Tienes la opción de trabajar intensamente varios meses y luego tomarte unas merecidas vacaciones en lo que queda del año.

Hay que tener en mente, no obstante, que esta ventaja también puede volverse un riesgo. Es posible que ya no sepas cuándo desconectarte del trabajo y trabajes sin parara incluso los fines de semana.

Esa posibilidad de ganar más según tu esfuerzo también dependerá mucho de cómo te vendas. Yo puedo enseñarte cómo. Sigue este enlace si quieres aprender.

2. El traductor freelance tiene un lugar de trabajo flexible

Tienes la opción de trabajar desde cualquier sitio. No estás atado a una oficina, no tienes jefe. Eso te permite trabajar desde tu casa o hasta en un café. Esta libertad da lugar a una de las ventajas financieras del traductor freelance.

No tienes que gastar dinero para llegar a la oficina, o para pagar ropa o almuerzos del trabajo. Puedes trabajar mientras viajas o cuando estás fuera de tu lugar de trabajo habitual. De esta manera puedes aumentar tu productividad y obtener mayores ganancias.

También puedes trabajar en un país barato o de economía débil y tener clientes de países caros. Sigue este enlace y pregúntame cómo.

3. Tienes diversas prerrogativas fiscales

La muerte y los impuestos son las únicas dos cosas seguras. Sin embargo, como traductor, puedes emplear la máxima de gastar antes de pagar impuestos. Esto debería deducirte de los impuestos esos gastos que hayas hecho. Solo tienes que saber bien cuáles gastos son desgravables, como la casa, los cursos e incluso tus viajes a conferencias.

4. Compra de equipo

Tienes la posibilidad de comprar tu propio equipo antes de pagar impuestos. Como sugerí en el punto anterior, si te quieres comprar una memoria de traducción, puedes desgravarlo antes de pagar impuestos. Lo mismo vale para tu computadora, tu impresora, y hasta tu propio automóvil, si sabes justificarlo.

5. Invertir en tu negocio y pagar a final de año

Puedes pagar los impuestos a finales de año. Por lo tanto, tienes la ventaja de que puedes usar ese dinero para invertir en tu propio negocio e ir desgravando la tasa impositiva. Incluso puedes invertir en cosas que en el futuro te traerán ganancias, tales como contratar a alguien que te maneje las redes sociales o alguien que te escriba las publicaciones.

Traductora freelance trabaja. Se da cuenta de las ventajas financieras y fiscales.

Puede haber muchas ventajas financieras y fiscales de trabajar como traductor freelance. Pero esto también implica que debes esforzarte en mantenerte competitivo y añadir valor a tu trabajo. No solo es necesario que mejores tu conocimiento de los idiomas. O que sepas manejar muchas herramientas y recursos relativos a tu oficio. También es vital que aprendas a manejar un negocio. Tu negocio.

¿Y a ti? ¿Se te ocurren otras ventajas económicas de ser traductor freelance? Déjame saberlo en los comentarios.[:en]He trabajado como traductor desde hace 10 años, pero solo trabajé en Alpha CRC durante año y medio como traductor fijo. En el poco tiempo que estuve allí, comprendí algunas de las ventajas financieras y fiscales de ser un traductor freelance (o autónomo).

He vuelto a reflexionar sobre esas ventajas y decidí recogerlas para ti en este artículo.

Ahora bien, es cierto que tener un trabajo fijo como empleado en una empresa te garantiza un ingreso estable. Esto hace sentir seguridad. También suele proporcionar otros beneficios, como seguro médico, vacaciones pagas, bonificaciones, ascensos, etc. Las personas que entran por primera vez al mundo laboral tienden a buscar un trabajo fijo.

Sin embargo, este tipo de trabajo también tiene sus desventajas financieras. Seguramente tendrás que pagar por el transporte e invertir tiempo viajando al trabajo o de vuelta a casa. Puede que también debas trabajar horas extras sin ganar más por ello, ya que tu sueldo es, precisamente, fijo. Ese esfuerzo adicional puede deberse a la falta de personal en una empresa o a la necesidad apremiante de concluir un gran proyecto en cierta fecha.

Tampoco tendrás mucha libertad para maniobrar en lo que respecta a tus finanzas y a los impuestos. O por lo menos no tanta como la que puede tener un traductor freelance.

Y es allí donde radica, quizá, la principal de las ventajas de trabajar como freelance. Este tipo de traductor, como he comprobado muchas veces, tiene mayor flexibilidad en, y control sobre, su trabajo. Estos atributos se derivan de su autonomía. Se podría decir, asimismo, que el traductor freelance tiene más libertades financieras y fiscales. Pero esto siempre y cuando sepa hallar esas libertades y aprovecharlas. Entonces las convertirá en beneficios.

Examinemos, pues, a continuación, cinco de esas ventajas.

1. Tú pones tus límites

Como traductor freelance, tu límite económico depende de la cantidad de tiempo que trabajes. Evidentemente, si trabajas más, ganas más. Asimismo, tienes mayor libertad que un empleado regular para decidir cuándo dejar tiempo libre para tomarte un descanso. Tienes la opción de trabajar intensamente varios meses y luego tomarte unas merecidas vacaciones en lo que queda del año.

Hay que tener en mente, no obstante, que esta ventaja también puede volverse un riesgo. Es posible que ya no sepas cuándo desconectarte del trabajo y trabajes sin parara incluso los fines de semana.

Esa posibilidad de ganar más según tu esfuerzo también dependerá mucho de cómo te vendas. Yo puedo enseñarte cómo. Sigue este enlace si quieres aprender.

2. El traductor freelance tiene un lugar de trabajo flexible

Tienes la opción de trabajar desde cualquier sitio. No estás atado a una oficina, no tienes jefe. Eso te permite trabajar desde tu casa o hasta en un café. Esta libertad da lugar a una de las ventajas financieras del traductor freelance.

No tienes que gastar dinero para llegar a la oficina, o para pagar ropa o almuerzos del trabajo. Puedes trabajar mientras viajas o cuando estás fuera de tu lugar de trabajo habitual. De esta manera puedes aumentar tu productividad y obtener mayores ganancias.

También puedes trabajar en un país barato o de economía débil y tener clientes de países caros. Sigue este enlace y pregúntame cómo.

3. Tienes diversas prerrogativas fiscales

La muerte y los impuestos son las únicas dos cosas seguras. Sin embargo, como traductor, puedes emplear la máxima de gastar antes de pagar impuestos. Esto debería deducirte de los impuestos esos gastos que hayas hecho. Solo tienes que saber bien cuáles gastos son desgravables, como la casa, los cursos e incluso tus viajes a conferencias.

4. Compra de equipo

Tienes la posibilidad de comprar tu propio equipo antes de pagar impuestos. Como sugerí en el punto anterior, si te quieres comprar una memoria de traducción, puedes desgravarlo antes de pagar impuestos. Lo mismo vale para tu computadora, tu impresora, y hasta tu propio automóvil, si sabes justificarlo.

5. Invertir en tu negocio y pagar a final de año

Puedes pagar los impuestos a finales de año. Por lo tanto, tienes la ventaja de que puedes usar ese dinero para invertir en tu propio negocio e ir desgravando la tasa impositiva. Incluso puedes invertir en cosas que en el futuro te traerán ganancias, tales como contratar a alguien que te maneje las redes sociales o alguien que te escriba las publicaciones.

Puede haber muchas ventajas financieras y fiscales de trabajar como traductor freelance. Pero esto también implica que debes esforzarte en mantenerte competitivo y añadir valor a tu trabajo. No solo es necesario que mejores tu conocimiento de los idiomas. O que sepas manejar muchas herramientas y recursos relativos a tu oficio. También es vital que aprendas a manejar un negocio. Tu negocio.

¿Y a ti? ¿Se te ocurren otras ventajas económicas de ser traductor freelance? Déjame saberlo en los comentarios.[:]

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: