Cómo escribir un correo para contactar una agencia de traducción

13 Nov
Hombre escribe en laptop. Cómo redactar un correo para una agencia de traducción

Cómo escribir un correo para contactar una agencia de traducción

[:es]Quizá pienses que redactar un correo electrónico de presentación para ofrecerle tus servicios a una agencia de traducción es una tarea sencilla que cualquier traductor puede realizar. Y seguramente tengas razón. No obstante, hay varios elementos importantes que debes considerar para escribir ese email de la forma más eficaz posible. Conocerlos te ayudará a destacar de entre la competencia y aumentará tus probabilidades de conseguir el trabajo.

Las agencias de traducción suelen recibir una gran cantidad de correos electrónicos cada día. Por eso puede haber mucha competencia. Lo primero que ven las agencias es ese email con el que las contactan. Por lo tanto, ese es el principal medio que tienes para venderles tus servicios. Una agencia puede decidir no contratar a un traductor basándose solamente en el “asunto” y el cuerpo del correo.

Para mayor comodidad escribiré los ejemplos en español. Pero el idioma que uses variará, desde luego, según la agencia de traducción a la que le escribas. En la mayoría de los casos será mejor escribir el correo en inglés.

Extensión y contenido general

Puesto que reciben tantos correos electrónicos, la persona encargada de leerlos no tendrá mucho tiempo para detenerse en cada uno. Menos aún en los currículos. Por esta razón el contenido de tu correo debe ser breve y preciso. Es recomendable que tenga menos de 200 palabras. Evita hablar sobre experiencias laborales o estudios ajenos a la traducción.

Sin embargo, tampoco quieres que tu mensaje sea demasiado breve. Es importante que des toda la información indispensable para que la agencia sepa qué servicios ofreces. Debes explicar quién eres, el motivo por el que escribes, los pares de idiomas con los que trabajas, por qué quisieras trabajar para esa agencia, cuál es tu especialización (o especializaciones), tu información de contacto, tu experiencia y estudios, cuántas palabras traduces por hora y tus tasas de traducción.

Por supuesto el correo debe estar redactado de forma impecable, de manera que demuestres tu dominio del idioma que utilices.

Investigación previa

De ser posible, intenta investigar un poco sobre la agencia a la que le vas a escribir. Entra en su página, examina toda la información que muestren. Observa la presencia de la agencia y de sus empleados en redes sociales. Cuál es el objetivo y la misión de la agencia, dónde tiene su sede, quiénes trabajan en ella. Esto es útil porque te ayuda a entender el tipo de servicios que la agencia busca y ofrece, así como los requerimientos y el proceso básicos que exige para contratar a alguien.

Esto es útil además porque a la hora de redactar el correo, te conviene saber a quién te estás dirigiendo. Al enterarte de quién es el agente de RRHH, podrás hacer un mensaje más personalizado. Esto es importante. Dirigirte directamente a esa persona concreta ayuda a crear una mejor impresión.

Precisión y veracidad

Impresiona, pero no demasiado. Es importante que sepas vender tus servicios, pero hazlo con moderación. Es más importante que la información que des sea puntual y veraz, y que puedas probar con documentos tus afirmaciones. Si en el correo sostienes que tienes habilidades sobrehumanas o que eres un traductor superdotado, esto probablemente le choque a quien te lea. Es mejor evitar los adjetivos altisonantes, ir al grano y mantener la confiabilidad. No aclarar en qué lengua eres nativo o cuál es tu especialización, o asegurar que puedes traducir hacia dos lenguas distintas sin tener cómo sustentar tal afirmación son otros errores que debes evitar.

El “asunto” del correo

Escribir un asunto eficaz te ayudará a captar desde el comienzo la atención del lector. Debes darle mucha importancia a esta parte del correo si quieres vender tus servicios. Aquí, en lugar de intentar ser breve (aunque necesitas serlo), deberías esforzarte en dar la mayor cantidad posible de información. Intenta poner tu par de idiomas, aclarar si eres hablante nativo, dar tu especialización y tus tasas de traducción. Esto hará que tu oferta sobresalga, y le permitirá al lector saber de inmediato por qué escribes y qué ofreces. Evita escribir un “asunto” genérico del tipo “servicios de traducción” o “solicitud de trabajo como traductor”. Es mejor escribir algo como: “Traductor(a) freelance – localización – inglés>español – nativo(a) – tarifas desde x,xx por palabra/hora”.

          A lo anterior puedes añadir “confiable”, “responsable”, “profesional”, “experimentado”, o cualquier otro adjetivo razonable que ayude a venderte. Pero nunca debes exagerar. Al usar adjetivos como esos, desde luego necesitas tener forma de sustentarlos en caso de que haga falta. Si eres capaz de traducir hacia los dos idiomas que colocaste, puedes explicar eso en el cuerpo del correo. Aunque puede parecer arriesgado comunicar tus tasas de traducción ya desde el asunto del email, en realidad se trata de una técnica de marketing. Esto da una mejor idea a la agencia sobre qué puede esperar de ti y aumenta tu fiabilidad. Al colocar “desde” junto al precio de la tasa se entiende que es tu precio más bajo. A partir de allí este solo puede subir, lo cual te da cierta libertad para modificar la cantidad que cobrarás.

El cuerpo del correo

Debes intentar que el cuerpo del mensaje sea formal, pero no demasiado formal. Tanto la informalidad como la formalidad excesivas pueden ser percibidas negativamente. Es mejor que sea personalizado, que te dirijas a una persona concreta de forma respetuosa. Esto muestra tu interés y dedicación, pues te tomaste el tiempo de investigar un poco sobre la agencia en cuestión. También implica cordialidad y despierta simpatía. Comento brevemente las distintas partes del cuerpo del correo.

  • El saludo. Lo ideal es que en el saludo nos dirijamos a la persona concreta que procesará nuestro correo. En ese caso podrías colocar un “Estimado …” antes del nombre, o un incluso “buenos días”. No obstante, no siempre es posible conseguir esa información. Ante esta eventualidad, también podemos usar “buenos días/buenas tardes” o “estimado agente de RRHH”. También es posible recurrir al más formal y genérico “a quién pueda interesar”.
  • Primer párrafo. Este párrafo suele usarse para presentarte y explicar la razón por la que escribes (ofrecer tus servicios de traducción). También puedes decir aquí tu especialización y el par de idiomas con los que trabajas. Puedes aclarar en cuál idioma eres hablante nativo o si eres nativo en ambos.
  • Segundo y demás párrafos. La finalidad de estos párrafos es que expongas tu experiencia y habilidades, así como los servicios que ofreces. También deberías explicar aquí tus tasas de traducción, además de cualquier información adicional que consideres necesaria. Es recomendable presentar todo esto en la forma de una lista, pues resulta más fácil de leer.
  • Despedida y firma. Puedes usar fórmulas de despedida como (al menos en español) “atentamente”; “sin otro particular que añadir, se despide”; “agradeciendo de antemano su atención”; “en espera de su respuesta, le saluda atentamente”… Luego deberás incluir tu nombre completo seguido de tu información de contacto (número de teléfono, correo, etcétera). O, más aconsejable aún, tu firma profesional.

Para concluir

Quizá la fórmula del correo ideal se resuma en una especie de hallazgo de equilibrio: breve, pero informativo; formal, pero personalizado; que impresione y venda, pero que sea simple, directo, veraz y moderado. No obstante, en realidad todo esto es muy subjetivo, y la fórmula perfecta no existe. Lo más que puedo hacer es dar consejos. Al final todo depende de ti. Espero que esta información haya sido útil. Probablemente ya no tendrás por qué sentir incertidumbre cuando necesites escribirle un correo a una agencia de traducción. ¡Hasta la próxima![:en]Quizá pienses que redactar un correo electrónico de presentación para ofrecerle tus servicios a una agencia de traducción es una tarea sencilla que cualquier traductor puede realizar. Y seguramente tengas razón. No obstante, hay varios elementos importantes que debes considerar para escribir ese email de la forma más eficaz posible. Conocerlos te ayudará a destacar de entre la competencia y aumentará tus probabilidades de conseguir el trabajo.

Las agencias de traducción suelen recibir una gran cantidad de correos electrónicos cada día. Por eso puede haber mucha competencia. Lo primero que ven las agencias es ese email con el que las contactan. Por lo tanto, ese es el principal medio que tienes para venderles tus servicios. Una agencia puede decidir no contratar a un traductor basándose solamente en el “asunto” y el cuerpo del correo.

Para mayor comodidad escribiré los ejemplos en español. Pero el idioma que uses variará, desde luego, según la agencia de traducción a la que le escribas. En la mayoría de los casos será mejor escribir el correo en inglés.

Extensión y contenido general

Puesto que reciben tantos correos electrónicos, la persona encargada de leerlos no tendrá mucho tiempo para detenerse en cada uno. Menos aún en los currículos. Por esta razón el contenido de tu correo debe ser breve y preciso. Es recomendable que tenga menos de 200 palabras. Evita hablar sobre experiencias laborales o estudios ajenos a la traducción.

Sin embargo, tampoco quieres que tu mensaje sea demasiado breve. Es importante que des toda la información indispensable para que la agencia sepa qué servicios ofreces. Debes explicar quién eres, el motivo por el que escribes, los pares de idiomas con los que trabajas, por qué quisieras trabajar para esa agencia, cuál es tu especialización (o especializaciones), tu información de contacto, tu experiencia y estudios, cuántas palabras traduces por hora y tus tasas de traducción.

Por supuesto el correo debe estar redactado de forma impecable, de manera que demuestres tu dominio del idioma que utilices.

Investigación previa

De ser posible, intenta investigar un poco sobre la agencia a la que le vas a escribir. Entra en su página, examina toda la información que muestren. Observa la presencia de la agencia y de sus empleados en redes sociales. Cuál es el objetivo y la misión de la agencia, dónde tiene su sede, quiénes trabajan en ella. Esto es útil porque te ayuda a entender el tipo de servicios que la agencia busca y ofrece, así como los requerimientos y el proceso básicos que exige para contratar a alguien.

Esto es útil además porque a la hora de redactar el correo, te conviene saber a quién te estás dirigiendo. Al enterarte de quién es el agente de RRHH, podrás hacer un mensaje más personalizado. Esto es importante. Dirigirte directamente a esa persona concreta ayuda a crear una mejor impresión.

Precisión y veracidad

Impresiona, pero no demasiado. Es importante que sepas vender tus servicios, pero hazlo con moderación. Es más importante que la información que des sea puntual y veraz, y que puedas probar con documentos tus afirmaciones. Si en el correo sostienes que tienes habilidades sobrehumanas o que eres un traductor superdotado, esto probablemente le choque a quien te lea. Es mejor evitar los adjetivos altisonantes, ir al grano y mantener la confiabilidad. No aclarar en qué lengua eres nativo o cuál es tu especialización, o asegurar que puedes traducir hacia dos lenguas distintas sin tener cómo sustentar tal afirmación son otros errores que debes evitar.

El “asunto” del correo

Escribir un asunto eficaz te ayudará a captar desde el comienzo la atención del lector. Debes darle mucha importancia a esta parte del correo si quieres vender tus servicios. Aquí, en lugar de intentar ser breve (aunque necesitas serlo), deberías esforzarte en dar la mayor cantidad posible de información. Intenta poner tu par de idiomas, aclarar si eres hablante nativo, dar tu especialización y tus tasas de traducción. Esto hará que tu oferta sobresalga, y le permitirá al lector saber de inmediato por qué escribes y qué ofreces. Evita escribir un “asunto” genérico del tipo “servicios de traducción” o “solicitud de trabajo como traductor”. Es mejor escribir algo como: “Traductor(a) freelance – localización – inglés>español – nativo(a) – tarifas desde x,xx por palabra/hora”.

          A lo anterior puedes añadir “confiable”, “responsable”, “profesional”, “experimentado”, o cualquier otro adjetivo razonable que ayude a venderte. Pero nunca debes exagerar. Al usar adjetivos como esos, desde luego necesitas tener forma de sustentarlos en caso de que haga falta. Si eres capaz de traducir hacia los dos idiomas que colocaste, puedes explicar eso en el cuerpo del correo. Aunque puede parecer arriesgado comunicar tus tasas de traducción ya desde el asunto del email, en realidad se trata de una técnica de marketing. Esto da una mejor idea a la agencia sobre qué puede esperar de ti y aumenta tu fiabilidad. Al colocar “desde” junto al precio de la tasa se entiende que es tu precio más bajo. A partir de allí este solo puede subir, lo cual te da cierta libertad para modificar la cantidad que cobrarás.

El cuerpo del correo

Debes intentar que el cuerpo del mensaje sea formal, pero no demasiado formal. Tanto la informalidad como la formalidad excesivas pueden ser percibidas negativamente. Es mejor que sea personalizado, que te dirijas a una persona concreta de forma respetuosa. Esto muestra tu interés y dedicación, pues te tomaste el tiempo de investigar un poco sobre la agencia en cuestión. También implica cordialidad y despierta simpatía. Comento brevemente las distintas partes del cuerpo del correo.

  • El saludo. Lo ideal es que en el saludo nos dirijamos a la persona concreta que procesará nuestro correo. En ese caso podrías colocar un “Estimado …” antes del nombre, o un incluso “buenos días”. No obstante, no siempre es posible conseguir esa información. Ante esta eventualidad, también podemos usar “buenos días/buenas tardes” o “estimado agente de RRHH”. También es posible recurrir al más formal y genérico “a quién pueda interesar”.
  • Primer párrafo. Este párrafo suele usarse para presentarte y explicar la razón por la que escribes (ofrecer tus servicios de traducción). También puedes decir aquí tu especialización y el par de idiomas con los que trabajas. Puedes aclarar en cuál idioma eres hablante nativo o si eres nativo en ambos.
  • Segundo y demás párrafos. La finalidad de estos párrafos es que expongas tu experiencia y habilidades, así como los servicios que ofreces. También deberías explicar aquí tus tasas de traducción, además de cualquier información adicional que consideres necesaria. Es recomendable presentar todo esto en la forma de una lista, pues resulta más fácil de leer.
  • Despedida y firma. Puedes usar fórmulas de despedida como (al menos en español) “atentamente”; “sin otro particular que añadir, se despide”; “agradeciendo de antemano su atención”; “en espera de su respuesta, le saluda atentamente”… Luego deberás incluir tu nombre completo seguido de tu información de contacto (número de teléfono, correo, etcétera). O, más aconsejable aún, tu firma profesional.

Para concluir

Quizá la fórmula del correo ideal se resuma en una especie de hallazgo de equilibrio: breve, pero informativo; formal, pero personalizado; que impresione y venda, pero que sea simple, directo, veraz y moderado. No obstante, en realidad todo esto es muy subjetivo, y la fórmula perfecta no existe. Lo más que puedo hacer es dar consejos. Al final todo depende de ti. Espero que esta información haya sido útil. Probablemente ya no tendrás por qué sentir incertidumbre cuando necesites escribirle un correo a una agencia de traducción. ¡Hasta la próxima![:]

One comment

  1. ¡Hola, hola, colega!
    Está bastante interesante el artículo, lastima que lo vi un poco tarde, pero bueno, me gustaron mucho todos los consejos que das y la forma como lo explícas.
    Hay dos cosas que me llamaron la atención en el artículo:
    – INVESTIGACIÓN PREVIA; tienes mucha razón, es un punto bastante importante para saber a quien dirigir la carta y darle un toque más personal. Ahorra una pregunta al respecto ¿es buena idea contartar a la empresa antes, para solicitarle esa información?
    – EL ASUNTO DEL CORREO: no me lo imaginaba. siempre había puesto esos genéricos de “solicitud de empleo”, o algo parecido… pero lo que dices tiene bastante lógica.
    Ahora, con respecto a este último punto, yo considero que colocar adjetivos como “responsable, confiable, etc.” es algo que está un poco fuera ya que pienso que eso es algo que debe ser intrínseco dentro de las cualidades que tiene que tener todo traductor; ¿qué opinas al respecto?
    Saludos, estamos en contacto.

    Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: